El objetivo principal de esta actividad semanal es vivir de forma continuada y periódica los efectos de la sonidoterapia  en nuestro cuerpo desde una visión global e integral de la persona.

El cuerpo es rodeado por el sonido y la vibración producida por los cuencos y la voz, produciendo resonancia interna que produce estados de bienestar y relajación, así como mejoras en la salud física, emocional e intelectual.
Someterse semanalmente al armonioso y envolvente sonido de los cuencos es una experiencia gozosa, gratificante y sanadora.