El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un trastorno en el que existe una alteración a nivel del sistema nervioso central, que se traduce en aumento de la impulsividad y actividad, así como falta de atención y otras posibles alteraciones añadidas.

Los niños con TDAH, de forma completamente involuntaria, tienen dificultades para concentrarse y prestar atención, seguir instrucciones, organizar sus quehaceres y jugar/trabajar con otros niños. Su conducta normalmente impulsiva con continuo movimiento les trae problemas con profesores, compañeros, amigos y familiares, viéndose afectada su vida académica, familiar y social.


La música nos dota de herramientas para trabajar estos aspectos y mejorar su calidad de vida, mediante actividades dirigidas a:

  • Estimular la concentración y la atención.
  • Racionalizar y ralentizar el movimiento.
  • Controlar los impulsos.
  • Dotar de herramientas sociales: esperar turno, cooperar, seguir instrucciones…
  • Reducir la ansiedad.
  • Aumentar la tolerancia a la frustración.
  • Expresar sentimientos y emociones.
  • Hacer consciente el propio cuerpo, con actitudes de cariño y cuidado.
  • Interactuar de forma positiva con otras personas.
  • Relajar, crear bienestar.